Centro de Psicologia Javier Garrido

Inicio » Terapia EMDR

Terapia EMDR

Anuncios

¿Qué es la terapia EMDR y para qué problemas se utiliza?

     La terapia EMDR es una terapia relativamente joven en psicología y poco conocida entre el público en general. Mi objetivo al escribir esta pequeña guía acerca la terapia EMDR es el explicar de manera breve y sencilla en qué consiste ésta y que sepas si podría ser de ayuda en tu caso concreto.

    La terapia EMDR comenzó a desarrollarse en el año 1987 por una psicóloga norteamericana. Se utilizó en sus comienzos para tratar el trastorno por estrés postraumático con veteranos de guerra que sufrían de traumas por el combate bélico. Resultó una terapia muy efectiva y rápida para tratar a los veteranos de guerra y pronto se comenzó a aplicar en muchos otros problemas psicológicos. Aunque es una terapia “joven”, 30 años para una psicoterapia es poco tiempo, EMDR está reconocida como una terapia rápida y efectiva por organismos tan prestigiosos a nivel internacional como la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Americana de Psicología, la Asociación Americana de Psiquiatría y el Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica del Reino Unido, entre otras instituciones. EMDR no es una de las tantas terapias “alternativas” de dudosa credibilidad. EMDR es una terapia con solida evidencia científica acerca de su efectividad y que ha ayudado a millones de personas en todo el mundo a superar sus problemas psicológicos.

     El principio fundamental en el que se basa la terapia es que la mayor parte de nuestros problemas psicológicos en el presente se basan en experiencias traumáticas del pasado  que no han sido “digeridas” por la persona. Es decir, lo que nos ocurre en el presente tiene su causa en el pasado, en experiencia traumáticas pasadas que no han sido procesadas o “digeridas”. Por poner un ejemplo muy sencillo. Imaginad a una persona que sufre un accidente de automóvil, y que tras el accidente, desarrolla miedo a conducir. El problema actual es el miedo a conducir y la experiencia traumática no procesada o “digerida” es el recuerdo del accidente. En EMDR trabajamos en procesar el recuerdo de la experiencia original para eliminar el problema actual. En este caso, trabajamos en procesar el recuerdo del accidente para eliminar el miedo a conducir. EMDR va a la raíz del problema y lo resuelve. Por eso es una terapia tan eficaz.

   Durante la terapia se evalúa cual es la problemática actual de la persona y se seleccionan un grupo de recuerdos que están a la base de esa problemática. Esos recuerdos se reprocesan (la persona los “digiere”) de manera que ya no le perturben a nivel emocional. A medida que los recuerdos se van reprocesando los síntomas actuales van desapareciendo (en nuestro ejemplo, el miedo a conducir). Se utiliza un protocolo de trabajo muy estructurado que trabaja con los recuerdos del pasado y que incluye los detonantes actuales (aquellas situaciones actuales que activan el recuerdo), así como pautas para el futuro.

     El tiempo de terapia es muy variable, ya que depende del problema o problemas concretos que la persona tenga en el presente. Puede variar entre dos o tres sesiones de reprocesamiento (más una o dos sesiones que se utilizan para evaluar el problema y preparar a la persona para la terapia) en el caso de traumas simples, como nuestro ejemplo del accidente de automóvil. Pueden ser semanas o meses en el caso de problemas más complejos y con más recuerdos con los que trabajar, como por ejemplo en problemas de autoestima, donde suele haber muchos recuerdos y experiencias asociadas al problema. Aun en estos casos más complejos, la terapia habitualmente  suele ser bastante más rápida que las terapias psicológicas tradicionales y los efectos se notan desde las primeras sesiones.

¿Qué problemas psicológicos se pueden tratar con EMDR?

     Cualquier problema que tenga en su base experiencias traumáticas que no han sido “digeridas” por la persona. Esto quiere decir que EMDR puede utilizarse con la mayoría de los problemas psicológicos, aunque no en todos. En algunos casos, otros tipos de terapia psicológica pueden ser más adecuados.

La terapia EMDR puede utilizarse en:

  • Trastorno por estrés postraumático: Víctimas de asaltos, violaciones, accidentes de tráfico, víctimas de desastres naturales o de atentados terroristas, haber sufrido un aborto, gente que ha estado a punto de ahogarse o morir por cualquier otra circunstancia, haber presenciado la muerte de alguien, etc. Este tipo de situaciones (si no se han “digerido”) suelen hacer que la persona reviva una y otra vez lo que ocurrió, con un malestar emocional elevado y con una capacidad reducida de funcionar de manera plena en su vida presente.
  • Abusos sexuales, tanto si se han sufrido en la infancia como si se han sufrido en la edad adulta.
  • Maltrato físico o emocional. Sufrido en la infancia o de adulto.
  • Situaciones de Bullying.
  • Duelos por una muerte que no se resuelven de manera natural pasado un tiempo. La persona continúa “atascada” con la situación de la muerte y no logra dejarla en el pasado.
  • Duelos complicados por ruptura de pareja. Esto es muy habitual. La persona no es capaz de “pasar página” y mantiene un sufrimiento desmesurado a pesar de haber pasado tiempo desde la ruptura. Normalmente también causa problemas para iniciar nuevas relaciones o para hacerlo de una manera adecuada y saludable, ya que la persona se encuentra “atascada” aun por el malestar de la ruptura anterior.
  • Problemas de ansiedad.
  • Fobias y trastornos de pánico. Las fobias suelen producirse por alguna experiencia traumática. Con EMDR puede tratarse la agorafobia con o sin ataques de pánico, la fobia (o ansiedad) social, la fobia a ir al dentista, fobia a las inyecciones, fobia a volar, fobia a conducir, etc.
  • Depresión. Siempre y cuando la depresión no está causada por algún problema puramente orgánico u hormonal, EMDR es uno de los tratamientos disponibles.
  • Problemas de autoestima.
  • Problemas en las relaciones con los demás.
  • Otros problemas psicológicos, como adicciones, compulsiones, complejos, …

     Esto es, explicado de manera sencilla y breve, en qué consiste la terapia EMDR y en qué tipo de problemas se puede utilizar. Mi objetivo es ofrecer una breve exposición acerca de la terapia y que sepas si podría ser de ayuda en tu caso en concreto. No obstante, estoy disponible por teléfono para resolver cualquier duda relacionada con la terapia. Si hay algo más que quieras o necesites saber, puedes llamarme al número 617 85 88 10 y te informaré con gusto y sin ningún tipo de compromiso por tu parte.

Javier Garrido

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: